Bodega Achaval Ferrer

Desde sus inicios, la bodega persigue un camino fuertemente marcado por su obsesión y respeto por la naturaleza. Las raíces italianas, provistas por el mismísimo Roberto Cipresso, tienen un aporte fundamental como cimiento ideológico que se vio potenciado a partir del pensamiento grupal, la experiencia y resultados enológicos.

Hoy, la bodega imprime un sello inconfundible en cada uno de sus vinos, resultado de años de coherencia y trabajo mancomunado.